Matamoros; Tamaulipas:

El cadáver hallado flotando en el río Bravo, sigue sin ser identificado y permanece en el Servicio Médico Forense, en Matamoros.

La autopsia de ley que se le realizó, reveló que se trata de una muerte por inmersión, debido a que tenía los pulmones llenos de agua.

Aunque desde la tarde del 5 de junio se le llevó a la morgue de la avenida Marte R. Gómez, nadie se presentó a reconocerlo.

Se trata de un hombre de entre 30 y 35 años, de tez blanca, complexión mediana, y que de acuerdo a las pruebas periciales, tenía 24 horas de haber fallecido.

Con una llamada al 911, se reveló que desde la noche del martes, a espaldas del parque de softbol, había un promontorio, pero fue hasta la tarde del miércoles cuando inspectores de Protección Civil lograron el avistamiento.

Bomberos estuvieron a cargo de sacar el cuerpo del agua, en tanto, técnicos forenses de la Procuraduría Estatal se lo llevaron.