Omsk, Rusia / Redacción:

Una pequeñita de tan sólo dos añitos de edad falleció, luego de que su propia madre trató de ahogarla con un pedazo de pan, sólo porque tiró un poco.

Supuestamente, el novio de la mujer tomó a la menor ya muerta y tiró sus restos en un sitio desconocido; el asesinato ocurrió en la casa de la familia, mientras la pequeña jugaba con una barra de pan, esparciendo migajas en el piso de la cocina.

Svetlana “N” de 28 años, quiso castigar a la niña por “echar a perder una barra de pan” de 32 rublos (50 centavos de dólar).

Durante el interrogatorio, la madre declaró que sentó a la menor en su regazo y empujó el pan en su boca; se detuvo cuando notó que los brazos de su hija caían completamente flojos. Lejos de llevarla a un hospital, le dijo a su novio que ocultara el cadáver de la niña.

La mujer confesó que envolvió el cuerpo en una cobija, lo puso en una maleta y su pareja salió a tirarla; después de deshacerse de la menor, ambos continuaron viviendo como si nada hubiese pasado, pero los vecinos reportaron la desaparición de la niña.