Nuevo Laredo; Tamaulipas

La noche del viernes hombres y mujeres provenientes de África, muchos acompañados de sus hijos, llegaron al albergue municipal localizado en el sector centro, pero como no había cupo pidieron apoyo de los elementos de la Dirección de Proteccion Civil y Bomberos (DPCB), estos los trasladaron al albergue de ellos ubicado en la calle Luis Caballero y Gutierrez en la colonia Hidalgo en
Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Después de viajar, incluso en barco, desde Camerún, Congo o Kenia hasta Brasil, luego recorrer Centroamérica y México llegaron hasta esta ciudad fronteriza, desde donde cruzaran a Laredo, Texas, para pedir asilo al Gobierno de Estados Unidos.

Oficiales del CBP vigilan el puente para evitar el cruce de grandes grupos de migrantes africanos, cubanos y bangladesíes.

Cuentan su travesía.

Su idioma es francés y algunos hablan poco español que aprendieron al pasar por Centroamérica y México, los migrantes narran cómo llegaron desde Brasil hasta la frontera norte de México, pasando por la selva conocida como el Tapón del Darién, en la frontera entre Colombia y Panamá.

Kahamba Mubaza Corneille, oriundo de la República Democrática del Congo, viaja con su familia.

Partieron en barco hacia Brasil, el punto más cercano por mar. De ahí se dirigieron a México, en tramos a pie, otros en autobús, pasando por Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras y Guatemala.

Es por eso que están en el albergue de la Dirección de Proteccion Civil y Bomberos (DPCB), donde reciben apoyo antes de cruzar, lo que los tendrá varios días esperando la oportunidad.

Todos obtuvieron un permiso temporal expedido por el Instituto Nacional de Migración (INM), al ingresar a México por Chiapas.

Los africanos deben de esperar su turno a mitad del Puente Internacional “Puerta de las Américas”,
para pasar a las Oficinas de Migración estadunidenses.

La mayoría son detenidos y presentados ante un Juez de Migración, que tarda hasta seis meses en resolver su situación legal.

Agencias